Etapas de la vida


nino-pescador-b-y-n.jpg

El niño es como un barro suave donde puedes grabar lo que quieras, pero esas marcas se quedan en la piel, esas cicatrices se marcan en el corazón y no se borran nunca.
El niño no es algo molesto y majadero, es material de crecimiento. Es mas bien la verdadera alegría de la vida.
El joven no es un huésped, ni un extraño, ni un descabellado. Es una nueva promesa, un nuevo amanecer.Un nuevo hallazgo.
El hombre maduro no es un peso, una encrucijada, un timorato. Es un acierto y un conocedor, un golpe de vista con sabiduría y una decisión con buen enfoque y atinada realidad.
El viejo no es un lastre, un inútil, un insignificante. Es el camino que fue luz, la huella que marcó dirección, el fruto que alcanzó plenitud,y la cosecha que dejó su abundancia. Y quizás el “ojo profético” que viendo más lejos preparó el camino para que tu lo perpetuaras.

Autor desconocido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s