Aliento


Cuando las preocupaciones te agobien y sientas que tu cuerpo ya no puede más no te encierres en una idea solamente: Desahógate, y piensa que en ese momento estás viviendo un instante de tu larga vida.

Y todos los problemas son circunstanciales y las circunstancias son igual que las olas: Vienen y se van, la felicidad espiritual no consiste en borrar de la mente las preocupaciones, ni olvidarlas, la tranquilidad espiritual consiste en la búsqueda constante de soluciones para nuestros problemas.

No basta ni remotamente con cruzarte de brazos y hablar de ellos. Hay que enfrentarlos: O te vencen o las vences, y en esa lucha hay que trazar estrategias.

No siempre el camino más fácil es el más indicado.

La vida nos ha enseñado que no hay nada imposible para vencer.

¡Lucha con toda tu alma!

Autor desconocido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s