El manantial de la vida


Creo que todos aspiramos a ser un manantial de vida pero a veces cuesta. ¿no?

Creo que el primer paso para lograrlo es dejar que el agua siga su curso naturalmente, que busque la verdadera manera de fluir. Si detenemos el agua, si creamos obstáculos para impedir su paso por nuestra vida, no podremos lograr ser auténticos, y nos estamos perdiendo lo más hermoso que podemos llevar con nosotros toda la vida: ser un manantial de frescura, de amor…

Ser el agua que toca a su paso y salpica dando fuerzas, vida… y que acaricia todos los territorios dejando en cada uno pequeñas marcas de su paso por ahí.
¡¡Qué importante es ser un manantial!

Pasar por donde otros no pasan, llegar a todos los rincones, recrearse a medida que se avanza, no congelarse, no quedarse quieto… no tener temor… no retener…

Ser un manantial es pasar por la vida de una manera única y al retirarnos saber que esas pequeñas gotitas ayudaron a otra personas a ver la vida de una manera diferente.

Autor desconocido

2 thoughts on “El manantial de la vida

  1. Delia Cecilia 02/01/2009 / 21:17

    Gracias¡¡ por esta reflexion me haaa ayudado muxisimo a rencontrarme con mi personalidad. es una paz inmensa que realmente es muy dificil de explicar.

  2. samantha molina herrera 30/08/2011 / 21:25

    miren que son manantiales
    por que no se deloqu eson
    porque soy mensa no soy de berdad mensa pero quiro desirles algo les
    puedo pedir un fabor lespuedo poner nobre alos manantiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s