El optimista


botella-verde

Una persona optimista al enfrentar un problema sabe separar la parte que lo beneficia dejando de lado aquella que lo perjudica.Toma de cada experiencia una enseñanza y se proyecta de una manera mejor. Espera con confianza la solución del problema que lo aqueja. Asume los contratiempos como grandes pruebas para probar su resistencia y su entereza. Sabe que el dolor no es fácil de superar pero lo intenta una y otra vez. En el camino puede sentirse perdido pero siempre buscará una luz para guiarse y continuar…

Así como hay gente que es una canto a la vida, hay otros que son un canto a la decepción. Y a veces contagian su negatividad a su interlocutor, dejándole una sensación de amargura
.
Sería bueno andar siempre por la vida tratando de encontrar el lado positivo de las cosas; ver el vaso medio lleno y no el vaso medio vacío. Que un día de lluvia no sea considerado un día desperdiciado, sino agradecerlo por su posibilidad intrínseca de un día más para vivir.

El optimismo se contagia. Así como es más fácil sonreír en lugares donde abundan personas que sonríen, sería más fácil ser optimistas si estuviéramos rodeados de gente así. Pero no esperemos que los demás siempre nos contagien su optimismo a nosotros. ¿Por qué no comenzamos nosotros?

Aprender a mirar la vida de una manera mejor, seguramente nos ayudará a ser mejores. Y si todos los seres humanos pusiéramos nuestro pequeño granito de arena para mejorar, sin duda alguna, el mundo sería un lugar mucho mejor donde vivir.

Autora: Graciela Heger

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s