¿Quien gana la discusión?



Cuando dos personas discuten, ninguna de ellas gana. Aparentemente sale vencedor quien logra callar al contrincante, ya sea por la razón o la fuerza. Pero habrá ganado un enemigo que, consciente o inconscientemente, aprovechará la primera oportunidad que se le presente para desquitarse.

 A nadie le gusta perder.

A nadie le agrada que su ego sea dañado. Mucho menos que se le humille y, peor aún, delante de otras personas. Se molesta a quien se le diga que se ha equivocado.

 La única manera de ganar una discusión es evitándola. Y si tiene necesariamente que llamar la atención de algo, llegará mucho mejor su mensaje si lo hace en forma indirecta, permitiendo que el otro salve su honor. 

¿Y qué relación tiene esto con el punto de equilibrio? Aquí viene: cuando hay desacuerdos es conveniente buscar ese punto. Esto quiere decir, conversar primero sobre los temas en que se está de acuerdo.

Póngase en el lugar del otro y concuerde entusiasta en todo lo que comparten. A partir de allí, comience a plantear las diferencias. Si es posible, señálelas   que se demuestre que es bueno para la otra persona, o al menos, que nada tiene que temer.

 Si necesita influir sobre otra persona, tráigala a su terreno. O al menos, busque un terreno neutral.
Sergio Valdivia C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s