Estar enamorado

Estar enamorado es un sentimiento maravilloso, una especie de primavera del corazón.

Todo adquiere color. Si estás enamorado todo vuelve a ser bello y luminoso.

Hay muchas formas de estar enamorado, pero, en nuestra sociedad, complicada, neurótica y cargada de problemas, hay formas de amor que, sobre todas, nos falta: ¡El amor a las cosas sencillas de cada día!

Los descubrimientos de los últimos tiempos no son descubrimientos de sabiduría sino descubrimientos de sabiduría de velocidad: no te hacen avanzar ni un solo paso hacia la felicidad.

Redescubre las cosas normales, el encanto sencillo de la amistad, las flores para un enfermo, una puerta abierta, una mesa acogedora, un apretón de manos, una sonrisa, el dibujo de un niño, una flor que se abre, un pájaro que canta, una hilera de álamos, un riachuelo una montaña, una vaca…

La vida se vuelve una fiesta cuando sabes disfrutar de las cosas normales de cada día. ¡Es primavera! ¡Fantástico!

A los hombres les cuesta mucho amarse de forma duradera. Sucede esto incluso en el matrimonio. Después de una primera etapa de “te amo hasta morir”, se llega a la amarga conclusión de que no estamos siquiera dispuestos día tras día a morir el uno por el otro.

Desconozco el autor

Anuncios

Si eres lo que eres, sirve, ama, da; pero nunca digas que eres más que los demás.

Si eres sabio, calla. Que el mundo descubra en ti la sabiduría. en esa sonrisa que das a la anciana, en ese saludo que das al amigo, en esa caricia que haces al niño, ¡entrégate!

El mundo está cansado de oír: “yo soy”, “yo hago”, “yo sirvo”.

Pregúntate desde ahora: “¿Quién soy?”, “¿Qué hago?”, “¿A dónde voy?”;

Sé tan sabio para enseñar a los demás en tu acción más pequeña que, dándolo todo, parezca que no das nada.

Desconozco su autor

Necesitamos…

Un borrador, para borrar de nuestra historia todo lo que nos haga daño.

Un detergente, para quitar las manchas de las máscaras que usamos a
diario.

Unas tijeras, para cortar todo aquello que nos impide crecer.

Un pájaro, para que nos enseñe a volar alto y cantar con libertad.

Una tinaja, para añejar el cariño y la madurez del amor.

Un frasco transparente, para conservar las sonrisas y sin tapa para
escuchar su alegre sonido.

Unos lentes, correctores de la visión de la vida, que nos permitan
observar con amor al prójimo y a la naturaleza.

Una ardilla, que nos indique como trepar por las ramas del árbol de la
sabiduría.

Unas agujas grandes, para tejer sueños e ilusiones.

Un cofre, para guardar todos los recuerdos que construyen y dan vida.

Un cierre, que permita abrir la mente cuando se desee encontrar
respuestas, otro para cerrar nuestra boca cuando sea necesario, y otro para abrir nuestro corazón

Un rebobinador de películas, para recordar los momentos más felices en nuestras vidas.

Un reloj, para darle todo el tiempo al amor y al amar.

Los zapatos de la ética y la moral, para pisar firme y seguro por donde
quiera que vamos.

Y una balanza, para pesar todo lo vivido y todo lo experimentado.

Autor desconocido

Felicidad

feliz.jpg

La felicidad no tiene peso, ni medidas no puede ser comprada, no se presta, no se pide prestada, no resiste cálculo
porque material no es, sólo puede ser legítima.

Felicidad falsa no es felicidad, es ilusión.

Pero, si yo supiese hacer cuentas para medir el bien diría que la felicidad sí puede tener tamaño, puede ser grande, o pequeña, tan pequeñita que puede caber en la palma de una mano, pero, también puede alcanzar el tamaño del mundo.

La felicidad es sabiduría, esperanza, deseo de ir, de quedarse, es presente, pasado y futuro.
La felicidad es confianza: creencia, trabajo y acción.

No se puede tener prisa para ser feliz,porque ella viene bien despacito, como quien nada quiere.

Ser feliz no depende del dinero, tampoco depende de la salud, ni del poder.

La felicidad no es fruto de la ostentación ni del lujo.

Felicidad es desprendimiento, no es ambición.
Solamente es feliz quien sepa soportar, perder, sufrir y perdonar.
Sólo es feliz quien sepa, sobretodo, amar.

Autor desconocido